Cartas Pastorales

PASCUAS 2019

VIVIENDO LA PASCUA

Queridos Hermanos en Cristo:

La Semana Santa nos depara la oportunidad de ponernos en contacto con grandes Misterios muy antiguos, la misma semana que estamos celebrando con justa razón es llamada la Semana Mayor, dándonos a entender que los Misterios Mayores se encuentran expresados, manifestados y simbolizados en ella mediante los hechos narrados en los Evangelios, hechos que supuestamente habrían ocurrido en la vida de Nuestro Señor.

¿Cómo escribir esta pastoral pensando en la Pascua, su significado, su simbolismo y su mensaje de honda espiritualidad al hombre, en estos momentos?

Es tan difícil hablar y escribir de temas relacionados con la vida espiritual y el desarrollo evolutivo del hombre. Asombrados miramos las noticias y un sinfín, como una cataratas de ideas, nos llegan de todas partes y de varias fuentes.

En la opinión de un clérigo de la Iglesia Católica liberal, el Padre G. Hodson, dijo una vez, que cada vez que se celebra la Sagrada Eucaristía, gran parte de la pesadumbre que oprime al mundo cesa. Es en estos momentos, cuando cada sacerdote, debería ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa a diario en sufragio del mundo, del hombre, de los perseguidos, los torturados, asesinados, violados y tantos horrores colaterales, que una guerra trae aparejada.

Cuando leemos una obra como La Ciencia de los Sacramentos del Obispo + Leadbeater, en lo referente, a cuanto bien podemos hacer, trayendo nombres al sacerdote o a la iglesia para ser colocados en la lista de enfermos o fallecidos o futuras madres. Monseñor Leadbeater, afirma, en dicha obra, que él percibió, cuan efectiva, grandiosa y real es la participación del mundo Angélico en esta parte, como en el resto de la ceremonia, ayudando, participando y distribuyendo la bendición del Señor a toda la comarca donde se celebra la Misa.

Pero en el caso cuando llegamos a la parte de la Misa, llamado, la Plegaria de Consagración, pedimos por el Presidente y sus autoridades, el Obispo Presidente y el Obispo del País y todos los presentes; y luego, por los enfermos, necesitados, afligidos, futuras madres y fallecidos.

Es en estos momentos, más que nunca, que debemos hacer de la Iglesia y la Sagrada Eucaristía, algo vivo, práctico y de real ayuda para la humanidad.

Pascua, al igual que todas las grandes Festividades religiosas, tiene varios aspectos que son importantes para nosotros, su aspecto histórico - simbólico y cosmogónico, y también, quizás lo más importante que parte practica ocupa esta Gran Conmemoración religiosa en nuestras vidas, en nuestras mentes, en el trasfondo interno de nuestros corazones.

Dios mora en el interior de cada corazón humano y cuando oramos a Cristo, aunque pensemos en el Señor Cristo como un ser distinto de nosotros, como la persona que inició la Religión Cristiana, al mismo tiempo estamos apelando al Cristo" Interno". La conciencia del Señor Cristo en el interior del mundo es tan vasta que Él vive en cada corazón humano.

En el actual estado de evolución de la humani­dad, el Yo, resultado de nuestra experiencia a través del tiempo hasta el presente, ha sido desarrollado. Cuando nuestra constitu­ción interior se desarrolla aún más, cuando nuestro espíritu llega a manifestar sus cualidades inherentes, nuestra participación en lo espiritual, cuando despertamos las divinas cualidades de la Divina Conciencia, entonces «conquistamos» el Yo y participamos de la Divina Sabiduría, del Divino Amor. Los Santos y Místicos Cristianos tuvieron noción de esta «conciencia cósmica», experimentaron y ra­diaron el calor, circundaron el divino amor, sintieron, bien que aún muy parcialmente, algo de la «unión con Dios».

Esta experiencia es el futuro de cada ser humano, siendo el fi­nal de su «rueda» de nacimientos y muertes. En la larga serie de vidas llenas de experiencias externas e internas, el hombre alcanza «resurrección», «liberación», «salvación», la unidad mística con Cristo, con Dios. Nuestro Credo dice: «todos Sus hijos algún día alcanzarán Sus pies por alejados que anduviesen». Entonces parti­cipemos de Su conciencia. Su Amor, Su Divinidad.

Este es el «Dios Interno» que en la teología cristiana debe reem­plazar al «Dios en las alturas». Dios está en Cristo y Cristo en nosotros. Él nos advierte: «Estad en Mí y Yo en vosotros» (S.Juan 15:4). Este «en vosotros» significa «en el interior de vuestra conciencia». Esto debe ser realizado dentro de nuestra conciencia despierta; entonces experimentaremos la «unión con Dios», entonces «conoceremos a Dios». Esta potencialidad, que Dios es el Dios In­terno, es lo que la Iglesia Cristiana debiera enseñar; el placer an­ticipado de lo cual se nos da ya en la Eucaristía y en los demás Sacramentos.

Creo que la libertad espiritual, la verdadera liberad interna, la única que nos hará realmente libres, es la manifestación de ese "Dios Interno", y cuando esto se produce, entonces, la maravilla y milagro de la pascua se ha manifestado en nosotros y podemos proclamar que Dios nos ha hecho libres, pero libres de nosotros mismos y es la verdadera Resurrección de los Muertos.

Que ese Cristo de Resurrección brille en nosotros en estas Pascua.

Felices Pascuas para todos!

Pascua del Año del Señor de 2019 .

+ MIGUEL ANGEL BATET

ARZOBISPO DE ARGENTINA Y URUGUAY

IGLESIA CATOLICA LIBERAL

PROVINCIA DE ARGENTINA Y URUGUAY

CARTA PASTORAL DE NAVIDAD 2019

Queridos Hermanos en Cristo:

La Navidad nos trae ese espíritu tan formidable de fraternidad y unión como en ninguna otra fecha. El Nacimiento Sagrado, sea histórico, místico o profundamente religioso.

Como ocurre con todas las festividades religiosas, desde la más remota antigüedad. Descienden para ésta fecha una mayor efusión de bendición y realeza espiritual sobre el mundo, directamente del corazón del Señor Cristo hacia el Mundo, trayendo lo sagrado del Segundo Aspecto de Dios Trino a la Tierra.

Cada vida que existe, en Navidad se potencia internamente, cada vida manifestada recibe la efusión del Cristo, que es la Vida interna de toda la existencia. Desde el más diminuto ser en una forma, luego pasando a seres más complejos, de vegetales y animales, hombres, ángeles , planetas, sistemas solares, galaxias, universos, y Dios mismo.

Pero, como vemos manifestado al Cristo en el ser humano. Quizás Cristo, como realidad espiritual interna, se manifiesta en forma imperceptible, como un amigo que nos está esperando, como el Guardián Interno en el corazón de cada ser humano, por más repelente que nos pueda parecer un hermano, debemos pensar que es Cristo quien está golpeando en las puertas de nuestra existencia.

¿Cómo se manifestaría Cristo en nuestras vidas?, pienso cuando tenemos un sentimiento de profunda reverencia y respeto hacia los demás, me imagino un ser humano, sereno, respetando a sus hermanos, nunca agrediendo a nadie, sea a un ser humano, un animal o vegetal. La vida espiritual debe ser un reflejo del Cristo interno; nunca podremos manifestar a ese Cristo inmanente en nosotros y fuera de nosotros sino no hay respeto en nosotros. La fraternidad no es una fecha calendario., es una manifestación de Dios en nosotros y hacia el mundo.

Navidad es una de las fiestas más importantes del calendario cristiano porque celebramos el nacimiento de la Luz del Mundo. Pero no debe ser sólo un día de fiesta y de recuerdo sino la oportunidad de hacer un alto y revisar nuestra vida cristiana para saber cuánto han influido en nuestra vida y en la sociedad contemporánea los mensajes y valores que el Maestro nos ha propuesto: Vida, Amor, Paz, Justicia, Derecho y fraternidad universal en beneficio de todos los Seres que vivimos en este mundo.

La sentencia que el Señor nos ha dejado: "Yo he venido para que tengan vida y vida en plenitud" (Juan. 10.10) debe ser para nosotros un horizonte permanente para esforzarnos en producir en nosotros un cambio serio y profundo, si queremos que el mundo cambie, cambiemos nosotros.

Por tanto; en esta Carta Pastoral quiero invitarlos a reflexionar sobre algunos valores fundamentales de nuestro ser humano para ver si estamos o no contribuyendo a la fraternidad universal, que es el verdadero espíritu de la navidad, sin olvidarnos que los acontecimientos del diario vivir; deben ser iluminados por las Enseñanzas y que la realidad de cosas de suma importancia en la vida, en esta Navidad tengan un sentido profundo.

El primer valor que debemos considerar es el cuidado de la vida en todas partes y en todos los Seres.

Debemos, ser responsables de la salud física, psicológica, moral y espiritual de todas las personas: niños, jóvenes, adultos, ancianos, enfermos, hombres y mujeres tratándolos con respeto y cariño porque todos tenemos una dignidad como personas e hijos e hijas de Dios.

También debemos proteger la vida de "nuestra casa común", el Planeta, que está siendo agredida para sacar de sus entrañas los recursos naturales con ambiciosos propósitos mercantilistas sin pensar en su reforestación y en el uso común para todas las criaturas animadas y humanas que son desbastados por la avaricia humana.

Encuentro con Cristo

La Navidad es la presencia de Dios con nosotros. "El Verbo se encarnó y puso su morada entre nosotros. Es la luz verdadera que ilumina a todo hombre...pero vino a su propia casa y los suyos no lo recibieron" (Juan 1. 11-14). Cristo es ese Verbo. Es un don para caminar en la vida con sabiduría, verdad, conocimiento de Dios y por Él alcanzar la santidad y la salvación.

Me preocupa la indiferencia religiosa que percibo en las personas y comunidades. Son más importantes los asuntos sociales, políticos, deportivos y económicos que los religiosos. Cada vez hay más búsqueda incesante de embriaguez de pseudo - espiritualidad Constato que cada vez hay menos participación y compromiso en las celebraciones y tareas pastorales.

La Navidad debe ser un tiempo de evaluación sobre nuestra vida. Si queremos vivir una vida en plenitud no podremos alcanzarla sin un encuentro personal con el Cristo interno para dejarnos llevar por su Espíritu y redescubrir la alegría de nuestra existencia.

El Misterio de Belén

Hay un gran Misterio en el Símbolo de Belén, Estas consoladoras palabras nos invitan a recibir al Niño- Dios, el Misterio del Portal de Belén en nosotros, en suma la Luz imperecedera de Cristo en nosotros y acogerlo con fe y esperanza.. Su luz nos impulsa a comprometernos en la construcción de un nuevo mundo fundado en relaciones éticas y económicas justas. La sociedad del egoísmo y consumismo se resquebraja por falta de fundamentos sólidos. Analicemos el porqué de tantas crisis ante la Luz interna de Cristo en nosotros.

Su amor es norte para guiar a los pueblos y abrir nuevos vínculos de confianza y de intercomunicación, con la mirada puesta en tantas personas necesitadas de ayuda.. Él es la Verdad que nos hace libres, el Amor que puede transformar nuestra existencia y el Camino de una renovada humanidad.

Que el Señor les bendiga a todos.-

Feliz Navidad y que Cristo nazca en vuestros corazones

Natividad del Señor, de 2018.-

                                                           Monseñor + Miguel A. Batet.

                                                              Arzobispo de Argentina y Uruguay.


IGLESIA CATOLICA LIBERAL

PROVINCIA DE ARGENTINA Y URUGUAY

ADVIENTO 2018 

CARTA PASTORAL

Caros Hermanos y Hermanas en Cristo:

¨MARANATHA¨
El Señor viene.


Tal es la expresión utilizada por Pablo en la Epístola a Corintios. El Señor se adentrará en nuestros corazones, en nuestro interior, como un nuevo nacimiento, la próxima venida de Cristo, para cada ser humano y la Vida por doquier. Por tal razón es tan importante observar éste periodo del año, llamado el Adviento, como un periodo de meditación, observación y servicio.

En la Iglesia Católica Liberal, observamos con mucha atención éste periodo del año llamado el Adviento, pues decimos que con el primer domingo de Adviento comenzamos un nuevo año en la Iglesia, pero en realidad, lo que se quiere indicar que comienza un nuevo periodo de realización mística, simbólicamente representado en éste período del año llamado el Adviento, que nos conduce a uno de los más grandes Festivales de la Iglesia, la Navidad, que simbólicamente representa la entrada definitiva a ése Sendero espiritual, que es el despertar de la conciencia hacia una plenitud total con el resto de la Vida de Dios.
La Iglesia nos presenta en estos cuatro domingos de Advientos cuatro cualidades para meditar, reflexionar y tratar en la medida de nuestras posibilidades, incorporar en nuestra vida diaria. Si las enseñanzas dadas no se asimilan por el ser interno como verdades, ellas pueden ser solamente lindas palabras, pero no realidades profundas y eternas.
En Adviento celebramos el nacimiento de la Luz sobre las Tinieblas, y como tal, éste símbolo nos trae la mas profunda necesidad de volvernos hacia nuestro interior, hacia nuestra vida interior, en una búsqueda espiritual muy profunda y que el mundo de hoy necesita como una clarinada de atención ante un mundo realmente atormentado por la ignorancia.
En el magnifico libro de J. Krishnamurti (Alcyone), "A los Pies del Maestro ", se nos habla de las cualidades espirituales que es necesario que el hombre despierte en su naturaleza para hollar el sendero, y ellas son: discernimiento, carencia de deseos, recta conducta y amor.
El discernimiento está colocado en primer lugar, como la cualidad imprescindible para que el ser humano se convierta en un ser realmente espiritual.
¿Qué es el discernimiento? Es esa cualidad tan necesaria, la que podemos aplicar en su sentido mas profundo al simbolismo de la Oración de este Domingo de Adviento, cuando decimos:
....." Te rogamos nos fortalezcas para vencer el trabajo de las tinieblas y recubrirnos con la armadura de la luz....."
Es muy importante para nosotros meditar profundamente en la Luz, que sentido tiene para nosotros esta frase.
El libro A los Pies del Maestro, dice en su primer capítulo:
"... La primera cualidad es el DISCERNIMIENTO. Se denomina así, generalmente, a la facultad de distinguir entre lo real y lo ilusorio, y la cual guía a los hombres para entrar en el Sendero. Pero también es mucho más que esto, y debe practicarse no tan sólo en los comienzos del Sendero, sino en cada una de sus etapas, diaria­mente, hasta el fin.
Vosotros entráis en el Sendero porque habéis aprendido que tan sólo en él pueden encontrar­se las cosas dignas de ser alcanzadas. Los que no saben esto trabajan para adquirir riqueza y poder, pero esto dura a lo más una vida tan sólo y, por lo tanto, no es real. Hay bienes ma­yores, reales y perdurables, cuando los hayáis alcanzado, ya no desearéis jamás aquellos otros..."
Por lo tanto debemos tratar por todos los medios de aplicar ese sentido en nuestra vida diaria, todos los días, a cada instante de nuestra vida. Es esa atención tan necesaria para poder estar alertas de que pensamientos vienen a nuestra mente, que sentimientos nuestra naturaleza emocional está manifestando, que relaciones tenemos con la vida circundante mediante acciones de relaciones conflictivas o no.
Esta cualidad del discernimiento es la verdadera cualidad de la búsqueda espiritual. Esa búsqueda tan importante para revestirnos de luz y convertirnos en almas diamantes, es decir que podamos iluminar las tinieblas circundantes, que los Grandes Seres lo hacen.
Es muy difícil para nosotros ver que esta cualidad es tan necesaria para la espiritualidad profunda, pues generalmente asociamos la vida espiritual con hechos que no tienen nada que ver con la verdadera espiritualidad.
El hombre verdaderamente espiritual, no discrimina de ninguna manera a otros seres humanos, no debe ser sectario de ninguna manera, ni fundamentalista con las ideas, ni intolerante por la forma de pensar de otros, no debe ser de ninguna manera artificial, es decir vivir aparentando una realidad, que él sabe que en su interioridad no existe. El hombre que comienza a ser sabio, busca la Vida Interna, sin detenerse en lo externo. La Vida Interna, existe por doquier en todo el Universo, y es Dios en nosotros, por nosotros y alrededor nuestro.
Ver a Dios en Todo, es para mi la verdadera armadura de la Luz, el descubrir la Majestuosidad de la Grandiosidad de Dios, que cual Gran Arquitecto, creo con Fuerza, ordenó con Sabiduría y ornamentó con Belleza este Su Universo.
Dios tiene un Plan, y ese Plan es la Evolución de todo lo que existe, nosotros incluidos en esa Evolución Divina.
Hacia esa maravilla de Dios que es Su Plan nos conduce el discernimiento. Al respecto vuelve a decirnos el libro A los Pies del Maestro:
"... En el mundo hay dos clases de seres: los sa­bios y los ignorantes. Esta sabiduría es la que nos interesa. La religión que un hombre profe­se, la raza a que pertenezca, importan poco; lo realmente importante es que los hombres co­nozcan el plan Divino. Porque el plan de Dios es la evolución. Una vez que el hombre realmente lo reconoce, no puede sino identificarse con sus designios y trabajar de acuerdo con él, porque es tan glorioso como bello. Así, conociéndolo, permanece al lado de Dios, firme para el bien y resistente contra el mal, trabajando para la evolución y no por egoísmo.
Si está al lado de Dios, está unido a nosotros, y no importa en lo mínimo que se llame hindú o budista, cristiano o mahometano, ni que sea indio o inglés, chino o ruso. Los que están al lado de Dios saben por qué están aquí y cuál es su misión, y procuran cumplirla; los demás no saben todavía lo que han de hacer, y así obran a menudo erróneamente e intentan trazarse vías que imaginan placenteras sin comprender que todos somos uno y que, por lo tanto, tan sólo lo que el Uno quiere puede ser verdaderamente agradable para todos.
Ellos van en pos de lo irreal, en vez de lo real. Hasta que aprendan a distinguir entre los dos, no se colocarán al lado de Dios, y, para aprenderlo, discernimiento es el primer paso.
Pero, aun después de efectuada la elección, debéis recordar que hay muchas variedades de lo real y lo irreal, y por lo tanto debemos dis­cernir también entre lo justo y lo injusto, lo esencial y lo accesorio, lo útil y lo inútil, lo verdadero y lo falso, lo egoísta y lo altruista..."
En otro domingo del Calendario Litúrgico, observamos la intención de: Dios como Luz.
La Luz con que cada hombre viene al mundo. Somos esa luz interna, somos esa alma de la cual tantos místicos hablaron, incluido San Pablo. El hombre ha vivido durante muchísimo tiempo creyendo que tiene un alma, pero nunca a pensado como alma, que él es esa alma, envuelta en materia de distintas densidades para pensar, sentir y relacionarse.
Ver a otros como almas, es ver esa luz. Pero no solamente el hombre es alma, también los animales, las plantas, las piedras que pisamos, los metales, la Tierra, a la cual vivimos agrediendo, contaminando sus aguas, alterando los climas, cambiando el curso de los río y mares, produciendo deshielos importantísimos y por otros lados produciendo catástrofes desérticas.
Cuando aprendamos a ver esa Alma Universal de la cual se nos habla, entonces comprenderemos la maravilla de Su Plan.
Cuando el hombre comienza a vivir en sintonía con la naturaleza, descubre la voz interna del sonido maravilloso de todas las cosas. Nada está desafectado de esa maravilla infinita de ser parte de esa Alma Universal de Dios que todo lo penetra y da Vida, Substancia, Fuerza y Materia al Universo.
Al final del tema del discernimiento, Alcyone, en su maravilloso libro, dice:
"... También debéis distinguir en otro sentido. Aprended a reconocer a Dios en todos los seres y en todas las cosas, prescindiendo del mal que puedan presentar en la superficie. Podéis ayu­dar a vuestros hermanos por medio de lo que te­néis de común con ellos, esto es, la Vida Divina. Aprended a despertarla y a vivificarla en ellos, así los salvaréis de lo falso..."
Servir a la causa de los Grandes Seres, los Grandes Santos , a quienes aspiramos estar a Sus Pies, es vivificar esa Vida Divina en nosotros, y luego colaborar con Ellos para despertarla en Todo.
Vivamos el Adviento con sencillez, vida dedicada, servicio y encaminémonos hacia la Navidad con alegría.
Que el Señor les bendiga a todos.
                                                             Adviento del Señor, de 2018.
                                                                                                                + Miguel.
                                                                                             Arzobispo de Argentina y Uruguay

CARTA PASTORAL DE PASCUA

AÑO 2018

LOS MISTERIOS MAYORES DE PASCUA

Queridos Hermanos en Cristo:

La Semana Santa nos depara la oportunidad de ponernos en contacto con grandes Misterios muy antiguos, la misma semana que estamos celebrando con justa razón es llamada la Semana Mayor, dándonos a entender que los Misterios Mayores se encuentran expresados, manifestados y simbolizados en ella mediante los hechos narrados en los Evangelios, hechos que supuestamente habrían ocurrido en la vida de Nuestro Señor.

En toda gran religión, se presentan los Misterios en forma dual, es decir, con un acceso más libre para el practicante de esa religión, y entonces estos misterios menores, se presentan, como historias, hechos acaecidos, personajes importantes que intervienen en la historia narrada, etc. Pero cuando podemos tener acceso a los Misterios Mayores, buscando honduras más profundas de la vida en las enseñanzas de una religión, entonces podremos llegar a profundidades más hondas de esos mismos Misterios, mediante nuestro propio conocimiento o compartido con grandes investigadores vivientes de esos misterios.

En momentos tan acuciantes mundialmente hablando como los que estamos viviendo y siendo testigos, parecería a simple vista, que los temas más profundos de la religión, tales como sus grandes enseñanzas, sus filosofías y metafísicas, quedan relegadas en virtud de esos problemas. Pero, ¿debemos dejar de lado realmente una parte tan importante en la vida religiosa, como es el conocimiento, que ilumina los grandes misterios, y que si queremos están a nuestro alcance? En la Iglesia Católica Liberal, damos mucha importancia al estudio e investigación libre de la religión, y digo libre, recordando a todos, que en nuestra iglesia, no tenemos dogmas de fe, y por lo tanto somos libres de ejercer el derecho de interpretar por nosotros las grandes y eternas verdades vertidas en la religión.

Los Misterios de Pascua se dice son de una antigüedad que nos asombran, si nos pusiéramos tan solo a investigar el origen de la palabra "Pascua", nos encontraríamos atónitos con una serie de detalles escriturales e históricos asombrosos, que a mi entender nos están hablando claramente de una herencia antiquísima, de la cual el Cristianismo tomó de antiguas religiones y obviamente, los misterios tanto menores como Mayores, símbolos, ritos, enseñanzas, cosmogonías, escatologías y escrituras, fueron incorporadas a la nueva religión, por sucesivos hechos e investigadores y místicos observantes libres de antiguas religiones.

En el día Jueves, que conmemoramos la instauración por Nuestro Señor, de la Santa Eucaristía, podemos contemplar el profundo simbolismo interno de este hecho. Podríamos decir, que este día, desde el punto de vista sacramental, es el día más importante en la fe católica. Porque un sacramento, es el basamento central del lado católico de la cristiandad.

La Doctora Besant, gran pensadora, escritora e investigadora de las grandes religiones, en su obra "Misceláneas Teosóficas", dice al respecto del valor de los sacramentos, cosas realmente iluminadoras, que quisiera compartir con todos Uds., ella dice:

..." En todas las religiones encontramos lo que en Occidente llamamos sacramentos.

En todas estas religiones, el motivo es el mismo, se trata de espiritualizar por ellos la vida ordinaría; de permitir a aquellos que viven en medio del mundo y que, ciegos por sus cuerpos, son incapaces de franquear los límites de la materia, de entrar así, en contacto con los mundos y seres superiores, y, por medio del acto sacramental definido, elevarse por grados hasta que la vida entera se convierta en un sacramento: la vida espiritual radiante entonces a través de la envoltura material.

A medida que, sobre todo en Occidente, se comprenda la verdadera significación de los sacramentos, se percibirá que cantidad de cosas, que de buenas a primeras se hallaban abandonadas como supersticiones, volverán con una pujanza y una claridad nuevas.

Si nos trasladamos a los primeros días de la religión (me refiero al Cristianismo, pero el mismo hecho se ha producido en todas las religiones) vemos, desde luego al Fundador y sus discípulos inmediatos, ocupados en dar una forma a esta religión.

Como a estos seres el mundo espiritual les era familiar, y como era su deber establecer los medios de comunicación entre la masa de los fieles y las grandes enseñanzas espirituales de la religión, era inevitable que las ceremonias del culto por ellos establecidas estuviesen basadas sobre verdades ocultas.

Es por eso que encontramos en la Iglesia primitiva la gran institución de los Misterios, y yo he de demostrar más adelante la relación que existe entre los Misterios, el Sacramento, y la hermosa leyenda del Santo Grial..."

El día del Mandato, como es llamado el Jueves Santo, también el día de la institución, o mejor dicho, se conmemora la instauración del Orden Sagrado, es decir el canal que Nuestro Señor Cristo mismo, y en vida, instauró, para que todos los demás medios de gracia, los sacramentos, pudieran manifestarse, por lo tanto en este día es tradición en la Iglesia celebrar también al sacerdote, sin el cual, el pueblo, es decir la iglesia, no podría recibir los dones espirituales internos de los sacramentos, que el Mismo Señor instituyó.

En la profundización de simbolismo y Realidad espiritual del Pan y el Vino y el Grial, tenemos un extraordinario hecho de Cosmogonía, Sendero Espiritual y Antropogénesis, es decir; en el símbolo de estos elementos sacramentales centrales de la Santa Eucaristía, tenemos al mismo tiempo el simbolismo de la Construcción del Universo, del hombre y su sendero de desarrollo espiritual.

Tanto la Hostia, la patena, el cáliz, el cubre cáliz, el vino y el agua, y el aras o altar sobre los cuales se apoyan los elementos, nos están indicando esa Cosmogonía y Antropogénesis en acción.-.

Volviendo a la Dra. Annie Besant, en la obra anteriormente citada, élla dice al respecto del Misterio del Grial, o Sagrada Copa :

..."Encontramos que en sus orígenes, los Misterios de Jesús, jugaban en la Iglesia cristiana exactamente el mismo rol que en el entrenamiento el Yoga en el Hinduismo o el Budismo.

Eran esos los medios por los cuales el verdadero creyente entraba en contacto con los mundos superiores.

Pero, cuando el hombre había aprendido todo lo que podía en el círculo exterior de la Iglesia, cuando se servía de los sacramentos como medio de gracia, de suerte que él podía decir que su vida era pura, que él no había, desde hacía tiempo "cometido a sabidendas ningún error ", entonces le estaba permitido presentarse como candidato a los Misterios de Jesús.

En el seno de esos Misterios, las realidades reemplazaban al mecanismo exterior del sacramento.

No era entonces, por un don exterior como en el sacramento sino por el esfuerzo y la lucha que alcanza él la visión de la vida espiritual.

¿ Cuál es la significación interna del Grial, y como sus puntos esenciales se relacionan con el sacramento cristiano?

Los dos son diferentes y sin embargo semejantes.

En uno, encontramos la forma exterior del pan y el vino simbolizando el Cuerpo y Sangre de Cristo; en el otro, la copa sagrada en la cual, se decía, la sangre del Cristo brilla, una vez al año, con una luz viva y purificadora.

En los dos tenemos un símbolo exterior.

Pero en el sacramento este símbolo exterior es dado al creyente para que, sin esfuerzo de su parte, el Ser fuera de él se uniese al Ser más débil que está en él.

En el Grial al contrario, es por el esfuerzo y por la lucha, por la tentación y la victoria que la visión se hace posible..."

Por lo tanto el símbolo de la Copa Sagrada, es verdaderamente Renovación Espiritual y de ser unido al Misterio de la Resurrección, donde el misterio de la Vida en evolución alcanzando la meta de la evolución humana es claramente manifestada en el Misterio de la Resurrección de Pascua.

Es en Pascua donde el hombre, encuentra la esperanza verdadera de un futuro de Gloria y promesa, desde antiguo ponderado por grandes Instructores Espirituales y redituada dicha esperanza por Nuestro Señor.

En la Resurrección está lo más sincero, lo más importante de nosotros mismos. Porque Dios (el Logos mismo) ha sido crucificado en la materia para nuestra gloria de existencia Divina, por apartado que estemos del Sendero que conduce a esta realidad Suprema que es Dios, por tortuosa que sea nuestra actual vida, la Resurrección es pues la promesa de Vida sobre la muerte de la ignorancia.

El Misterio de la Tumba y el Sepulcro, como símbolo externo de la ignorancia humana, se iluminan, cuando la luz de Cristo (la Sabiduría de Dios) ilumina el alma y ésta es resurreccionada en la Gloria Sempiterna de Dios, uniendo a Él al Hombre Eterno. Tal es el símbolo de la Pascua.

Que ese Cristo de Resurrección brille en nosotros en estas Pascuas.

Felices Pascuas para todos.-

Pascua del Año del Señor de 2018.

+ MONSEÑOR MIGUEL ANGEL BATET

ARZOBISPO DE ARGENTINA Y URUGUAY


IGLESIA CATÓLICA LIBERAL

PROVINCIA DE ARGENTINA Y URUGUAY

PASCUA 2017

CARTA PASTORAL

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo:

La Semana Santa nos depara la oportunidad de ponernos en contacto con grandes Misterios muy antiguos, la misma semana que estamos celebrando con justa razón es llamada la Semana Mayor, dándonos a entender que los Misterios Mayores se encuentran expresados, manifestados y simbolizados en ella mediante los hechos narrados en los Evangelios, hechos que supuestamente habrían ocurrido en la vida de Nuestro Señor.

En toda gran religión, se presentan los Misterios en forma dual, es decir, con un acceso más libre para el practicante de esa religión, y entonces estos misterios menores, se presentan, como historias, hechos acaecidos, personajes importantes que intervienen en la historia narrada, etc.Pero cuando podemos tener acceso a los Misterios Mayores, buscando honduras más profundas de la vida en las enseñanzas de una religión, entonces podremos llegar a profundidades más hondas de esos mismos Misterios, mediante nuestro propio conocimiento o compartido con grandes investigadores vivientes de esos misterios.

En momentos tan acuciantes mundialmente hablando como los que estamos viviendo y siendo testigo de lo ocurrido en Siria, Egipto y otras partes del mundo incluido nuestro país, parecería a simple vista, que los temas más profundos de la religión, tales como sus grandes enseñanzas, sus filosofías y metafísicas, quedan relegadas en virtud de esos problemas. Pero, ¿debemos dejar de lado realmente una parte tan importante en la vida religiosa, como es el conocimiento, que ilumina los grandes misterios, y que si queremos están a nuestro alcance?. En la Iglesia Católica Liberal, damos mucha importancia al estudio e investigación libre de la religión, y digo libre, recordando a todos, que en nuestra iglesia, no tenemos dogmas de fe, y por lo tanto somos libres de ejercer el derecho de interpretar por nosotros las grandes y eternas verdades vertidas en la religión.

Los Misterios de Pascua se dice son de una antigüedad que nos asombran, si nos pusiéramos tan solo a investigar el origen de la palabra "Pascua", nos encontraríamos atónitos con una serie de detalles escriturales e históricos asombrosos, que a mi entender nos están hablando claramente de una herencia antiquísima, de la cual el Cristianismo tomó de antiguas religiones y obviamente, los misterios tanto menores como Mayores, símbolos, ritos, enseñanzas, cosmogonías, escatologías y escrituras, fueron incorporadas a la nueva religión, por sucesivos hechos e investigadores y místicos observantes libres de antiguas religiones.

En el día jueves, que conmemoramos la instauración por Nuestro Señor, de la Santa Eucaristía, podemos contemplar el profundo simbolismo interno de este hecho. Podríamos decir, que este día, desde el punto de vista sacramental, es el día más importante en la fe católica. Porque un sacramento, es el basamento central del lado católico de la cristiandad.

La Doctora Besant, gran pensadora, escritora e investigadora de las grandes religiones, en su obra "Misceláneas Teosóficas", dice al respecto del valor de los sacramentos, cosas realmente iluminadoras, que quisiera compartir con todos Uds., ella dice:

"En todas las religiones encontramos lo que en Occidente llamámos sacramentos.

En todas estas religiones, el motivo es el mismo, se trata de espiritualizar por ellos la vida ordinaría; de permitir a aquellos que viven en medio del mundo y que, ciegos por sus cuerpos, son incapaces de franquear los límites de la materia, de entrar así, en contacto con los mundos y seres superiores, y, por medio del acto sacramental definido, elevarse por grados hasta que la vida entera se convierta en un sacramento: la vida espiritual radiante entonces a través de la envoltura material.

A medida que, sobre todo en Occidente, se comprenda la verdadera significación de los sacramentos, se percibirá que cantidad de cosas, que de buenas a primeras se hallaban abandonadas como supersticiones, volverán con una pujanza y una claridad nuevas.

Si nos trasladamos a los primeros días de la religión (me refiero al Cristianismo, pero el mismo hecho se ha producido en todas las religiones) vemos, desde luego al Fundador y sus discípulos inmediatos, ocupados en dar una forma a esta religión.

Como a estos seres el mundo espiritual les era familiar, y como era su deber establecer los medios de comunicación entre la masa de los fieles y las grandes enseñanzas espirituales de la religión, era inevitable que las ceremonias del culto por ellos establecidas estuviesen basadas sobre verdades ocultas.

Es por eso que encontramos en la Iglesia primitiva la gran institución de los Misterios, y yo he de demostrar más adelante la relación que existe entre los Misterios, el Sacramento, y la hermosa leyenda del Santo Grial. 

El día del Mandato, como es llamado el Jueves Santo, también el día de la institución, o mejor dicho, se conmemora la instauración del Orden Sagrado, es decir el canal que Nuestro Señor Cristo mismo, y en vida, instauró, para que todos los demás medios de gracia, los sacramentos, pudieran manifestarse, por lo tanto en este día es tradición en la Iglesia celebrar también al sacerdote, sin el cual, el pueblo, es decir la iglesia, no podría recibir los dones espirituales internos de los sacramentos, que el Mismo Señor instituyó.

En la profundización de simbolismo y Realidad espiritual del Pan y el Vino y el Grial, tenemos un extraordinario hecho de Cosmogonía, Sendero Espiritual y Antropogénesis, es decir; en el símbolo de estos elementos sacramentales centrales de la Santa Eucaristía, tenemos al mismo tiempo el simbolismo de la Construcción del Universo, del hombre y su sendero de desarrollo espiritual.

Tanto la Hostia, la patena, el cáliz, el cubre cáliz, el vino y el agua, y el aras o altar sobre los cuales se apoyan los elementos, nos están indicando esa Cosmogonía y Antropogénesis en acción.-.

Volviendo a la Dra. Annie Besant, en la obra anteriormente citada, ella dice al respecto del Misterio del Grial, o Sagrada Copa :

..."Encontramos que en sus orígenes, los Misterios de Jesús, jugaban en la Iglesia cristiana exactamente el mismo rol que en el entrenamiento el Yoga en el Hinduismo o el Budismo.

Eran esos los medios por los cuales el verdadero creyente entraba en contacto con los mundos superiores.

Pero, cuando el hombre había aprendido todo lo que podía en el círculo exterior de la Iglesia, cuando se servía de los sacramentos como medio de gracia, de suerte que él podía decir que su vida era pura, que él no había, desde hacía tiempo "cometido a sabiendas "ningún error ", entonces le estaba permitido presentarse como candidato a los Misterios de Jesús.

En el seno de esos Misterios, las realidades reemplazaban al mecanismo exterior del sacramento.

No era entonces, por un don exterior como en el sacramento sino por el esfuerzo y la lucha que alcanza él la visión de la vida espiritual.

¿Cuál es la significación interna del Grial, y como sus puntos esenciales se relacionan con el sacramento cristiano?

Los dos son diferentes y sin embargo semejantes.

En uno, encontramos la forma exterior del pan y el vino simbolizando el Cuerpo y Sangre de Cristo; en el otro, la copa sagrada en la cual, se decía, la sangre del Cristo brilla, una vez al año, con una luz viva y purificadora.

En los dos tenemos un símbolo exterior.

Pero en el sacramento este símbolo exterior es dado al creyente para que, sin esfuerzo de su parte, el Ser fuera de él se uniese al Ser más débil que está en él.

"En el Grial al contrario, es por el esfuerzo y por la lucha, por la tentación y la victoria que la visión se hace posible..."

Por lo tanto el símbolo de la Copa Sagrada, es verdaderamente Renovación Espiritual y de ser unido al Misterio de la Resurrección, donde el misterio de la Vida en evolución alcanzando la meta de la evolución humana es claramente manifestado en el Misterio de la Resurrección de Pascua.

Es en Pascua donde el hombre, encuentra la esperanza verdadera de un futuro de Gloria y promesa, desde antiguo ponderado por grandes Instructores Espirituales y redituada dicha esperanza por Nuestro Señor.

En la Resurrección está lo más sincero, lo más importante de nosotros mismos. Porque Dios (el Logos mismo) ha sido crucificado en la materia para nuestra gloria de existencia Divina, por apartado que estemos del Sendero que conduce a esta realidad Suprema que es Dios, por tortuosa que sea nuestra actual vida, la Resurrección es pues la promesa de Vida sobre la muerte de la ignorancia.

El Misterio de la Tumba y el Sepulcro, como símbolo externo de la ignorancia humana, se iluminan, cuando la luz de Cristo (la Sabiduría de Dios) ilumina el alma y ésta es resurreccionada en la Gloria Sempiterna de Dios, uniendo a Él al Hombre Eterno. Tal es el símbolo de la Pascua.

Pascua de Resurrección, de 2017.-                               


+ Miguel Ángel Batet

Arzobispo de Argentina y Uruguay

NAVIDAD 2016

IGLESIA CATOLICA LIBERAL

Provincia de ARGENTINA y Uruguay

NAVIDAD

2016


CARTA PASTORAL


Caros Hermanos y Hermanas en Cristo:

COMO CELEBRAR LA NAVIDAD

Cuando pensamos en el espíritu de Navidad generalmente lo hacemos recordando el contexto histórico que lo rodea o tratando de interpretar su profundo significado desde varios aspectos que subyacen detrás de la narración histórica.

Todo símbolo ya sea una figura (y en este tipo de simbología encontramos que la historia de la humanidad está plagada de simbología figurativa especialmente aquellas de carácter religiosas o que tuvieron que ver o están aún relacionadas con aspectos trascendentes en la historia de los pueblos y algunas civilizaciones; ej.: podemos pensar en la cruz, en la estrella de David, en la estrella de cinco puntas, en el martillo de Thor, en la Svástica girando en el sentido de las agujas del reloj, en el triángulo, en el círculo con un punto central, en la escuadra y el compás, en fin, la galería de símbolos que tuvieron que ver con la historia de la humanidad es infinita), o también podemos aplicar la interpretación de los distintos métodos de simbología a un tipo de símbolo que no lo vemos como tal generalmente; y concretamente me estoy refiriendo a una narración.

La historia simbólica puede ser verídica, o leyenda, o interrelacionar historias subyacentes en otras narraciones anteriores de otros personajes, de otros lugares, de otras culturas, de otras civilizaciones.

Desde este punto de vista la Navidad es una historia simbólica que es precristiana.

La misma la celebraban pueblos tan diversos como los egipcios, los persas, los babilonios, los asirios, los griegos, los romanos, los incas, los mayas, y muchos pueblos diferentes.

Dado que en la Navidad estamos simbólicamente celebrando el nacimiento del Sol en el Día más corto del año, siempre tomando como referencia el hemisferio norte, entonces, el Sol se representa mediante la gran figura estelar religiosa que por esa fecha apareció en la Tierra. De esta manera en Cristo se encarna el héroe Solar, del mismo modo ocurrió antes con otros Grandes Maestros y Salvadores de la Humanidad.

Pero hay un aspecto para mi muy importante en la simbología de esta gran Festividad, y que precisamente tiene que ver con aspectos que relacionan al hombre con el Universo.

Para muchas personas estar solas en estas fiestas es un terrible drama, un hecho traumático, un hecho que los lleva a pensar en compañía, en fiesta, en banquetes, en abundancia de comilonas, de bebidas y de despilfarro.

Me pregunto, ¿de esta manera celebramos el advenimiento al mundo de uno de los más Grandes Salvadores de la Humanidad. ?.

¿ Y que estamos haciendo con la Vida Divina de otros reinos en estos días?.

Por doquier, enormes cantidades de inocentes criaturas son sacrificadas para celebrar el advenimiento al Mundo del Señor de Amor y Compasión.

Para mí el espíritu práctico de Navidad es la relación profunda y sincera con la Naturaleza que nos rodea. La Naturaleza es un Todo viviente, formada por millones de células que también viven, se mueven y tienen el ser que la misma Vida de Dios les otorgó, y el hombre es un aspecto de relación de una larga cadena de existencias, separadas por formas distintas que va desde la misma piedra a los mismos dioses que vienen como dice el Texto bíblico de la gran tribulación humana.

Pero, ¿cómo estamos viviendo la relación profunda que decimos existe por doquier a nuestro alrededor?, ¿qué es relacionarnos?, ¿es ella solamente encontrarnos a nivel humano?, ¿existe un tipo de relación más profunda, a la cual no estamos prestando atención, o quizás estando no sabemos observar a nuestro alrededor el contexto natural que la vida nos está presentando?

Krishnamurti dijo :

.... " Es extraño que tengamos tan poca relación con la naturaleza, con los insectos, con la rana saltarina, con el búho que ulula entre los cerros llamando a su pareja. Parece que nunca experimentamos sentimiento alguno por todas las cosas vivientes de la Tierra. Si pudiéramos establecer una relación profunda y verdadera con la naturaleza, jamás mataríamos a un animal para satisfacer nuestro apetito, jamás haríamos daño a un mono, a un perro, a un conejillo de Indias practicando en ellos la vivisección para nuestro propio beneficio. Encontraríamos otros medios para curar nuestras heridas, nuestros cuerpos. Pero la Curación de la mente es algo por completo distinto. Esa curación tiene lugar gradualmente, si uno esta con la naturaleza, con esa naranja en el árbol, con la brizna que empuja a través del cemento, con los cerros cubiertos, ocultos por las nubes.

Esto no es sentimentalismo ni imaginación romántica, sino la realidad de una relación con todo cuanto vive y se mueve sobre la Tierra. El hombre ha matado millones de ballenas y sigue matándolas. Todo lo que obtenemos de esa matanza podríamos obtenerlo por otros medios . Pero, al parecer, el hombre gusta de matar cosas vivientes, mata al ciervo veloz, a la maravillosa gacela y al gran elefante. Nos gusta matarnos unos a otros. Este matar a otros seres humanos jamás ha cesado a lo largo de toda la historia de la vida del hombre sobre esta Tierra. Si pudiéramos -y tenemos que hacerlo- establecer una relación profunda con la naturaleza, con los arboles, los arbustos, las flores, la hierbas y las rápidas nubes que corren, entonces jamás mataríamos despiadadamente a otro ser humano, por ninguna razón. La guerra es el asesinato organizado" .......

Luego de estas consideraciones del gran pensador de este siglo, J. Krishnamurti, en mi opinión sólo tendríamos que decir : ....." huelgan las palabras, es el verdadero espíritu de Unidad de Vida, que debería reinar en la Navidad " .

Como todos sabemos desde la más remota antigüedad, muchos filósofos relacionaron simbólicamente el Macrocosmos con el microcosmos, y todos los símbolos, ya sean figurativos o narrativos, nos ayudan a demostrar que el hombre es como dijeran los antiguos: un Universo en pequeña escala.

Pero también toda gran festividad de carácter espiritual, tiene un aspecto interno práctico muy importante, y la Navidad también lo tiene.

Desde este punto de vista entonces me pregunto ¿cómo estamos celebrando el espíritu navideño?.

Para muchas personas estar solas en estas fiestas es un terrible drama, un hecho traumático, un hecho que los lleva a pensar en compañía, en fiesta, en banquetes, en abundancia de comilonas, de bebidas y de despilfarro.

Me pregunto, ¿de esta manera celebramos el advenimiento al mundo de uno de los más Grandes Salvadores de la Humanidad. ?.

¿ Y que estamos haciendo con la Vida Divina de otros reinos en estos días ?.

Por doquier, enormes cantidades de inocentes criaturas son sacrificadas para celebrar el advenimiento al Mundo del Señor de Amor y Compasión.

Para mí el espíritu práctico de Navidad es la relación profunda y sincera con la Naturaleza que nos rodea. La Naturaleza es un Todo viviente, formada por millones de células que también viven, se mueven y tienen el ser que la misma Vida de Dios les otorgó, y el hombre es un aspecto de relación de una larga cadena de existencias, separadas por formas distintas que va desde la misma piedra a los mismos dioses que vienen como dice el Texto bíblico de la gran tribulación humana.

LA NAVIDAD Y NUESTRA ALIMENTACIÓN

Ahora pensemos que el Sol es Señor y dador de toda la Vida de este Sistema en el cual estamos, nos movemos y existimos. Próximamente estaremos celebrando la Navidad, en la cual según sea el criterio que apliquemos para celebrarla, ya sea desde el punto de vista histórico, simbólico, micro cósmico, etc., hay un aspecto que en mi opinión no se considera y es el de la alimentación.

Quizás algunos nutricionistas con lógica criteriosa dirán que producir una exageración en la cantidad de alimentos que para esta época le damos a nuestro cuerpo es verdaderamente atentatorio contra la salud. Es factible que algunos naturistas aprovechen esta época de sobrealimentación carnívora de toda especie, y no sin verdad afirmarán luego de ver los resultados para tratar de "convencer" que el vegetarianismo es la alimentación ideal para mantener una salud plena y más equilibrada.

Pero hay un aspecto para mí fundamental que tiene que ver en gran medida con la Navidad y la alimentación.

Para esta fecha celebramos el nacimiento del niño Cristo como una criatura desvalida en medio de la noche. Desde un punto de vista más profundo en el simbolismo de la Navidad, el Sol cada año en el hemisferio norte, nace como un niño desvalido en el Equinoccio de Invierno, siempre tomando como referencia dicho hemisferio.

Pero también, El, sustenta, sostiene y energiza con Su vida, todas la miríadas de criaturas que en El nos movemos.

Ahora bien ¿quiénes son sus criaturas?, ¿únicamente el hombre es vida y conciencia en una forma?

Según se sostiene en algunas enseñanzas por doquier existe Vida y Conciencia en todo, no únicamente en el hombre, en miríadas de formas Dios se manifiesta.

Desde época inmemorial para muchos místicos Dios es una "Unidad Inmanente y Trascendente". Para algunos místicos cristianos, esa "Vida" la asociaron con un aspecto más hondo y magnificente del Señor Cristo.

Es decir como si el Señor Cristo representara un Poder y Vida que impregna todo lo que existe.

¿Acaso no lo vio así San Francisco?, el Santo de Asís llamó hermano a todo cuanto existe, prueba de ello es su cántico de las criaturas.

Otros místicos como Jacobo Boheme, Angello Silesius, San Agustín, Clemente de Alejandría y otros también contemplaron este aspecto de que hay vida divina en toda criatura.

Es un hecho histórico comprobable que muchos padres de la Iglesia primitiva se alimentaban solamente de verduras y cereales, así se dice que San Hilarión vivió seis años comiendo sólo quince higos por día. San Antonio, San Benito y San Bernardo vivían sólo de pan y agua. San Gregorio y San Ambrosio de pan y verduras.

El Señor Cristo es generalmente adorado como Señor de Amor y Compasión. Su amorosa Vida que aún desciende sobre toda la creación no puede tener distingos.

La Bendición del Señor Cristo desciende de mil maneras diferentes hacia el mundo y sus criaturas, una de ellas es el descenso de su maravillosa Vida a la forma de Pan y Vino en la Eucaristía, otra es que El desciende al corazón del hombre como el Amor Universal, que hace al hombre libre en su interior.

¿Cómo podemos celebrar su nacimiento místico (que también es uno de los símbolos de Navidad) matando a criaturas a las cuales el Amor de Cristo también cubrió con su Bendición?

El Señor Buda, 500 años antes que Cristo dijo: "La verdadera religión consiste en tener compasión por todos los seres". y agregó: "Quiero tener un amante corazón para todas las criaturas vivientes y desearles que para siempre sean felices".

Que el Señor les bendiga a todos y Feliz navidad a todos los Seres-

Natividad del Señor, de 2016.-

+ Miguel Ángel Batet

Arzobispo de Argentina y Uruguay

ADVIENTO 2016


IGLESIA CATOLICA LIBERAL

Provincia de Argentina y Uruguay

ADVIENTO

2016

CARTA PASTORAL

Caros Hermanos y Hermanas en Cristo:

Este domingo, la cristiandad celebra el comienzo de un nuevo Adviento, y nosotros en la Iglesia Católica Liberal, como una Iglesia Cristiana Católica, pero de una profunda Tradición de Misticismo y Conocimiento que los griegos llamaron con el término The-sophia, también estaremos observando éste tan importante periodo del Año Cristiano.

En ese maravilloso tratado místico atribuido a Alcyone ( J.Krishnamurti), llamado " A los pies del Maestro", se habla de cuatro cualidades esenciales para la más alta vida espiritual, ellas son: Discernimiento, Ausencia de deseo, Recta conducta y Amor.

La más alta vida espiritual, es el transito del Sendero, que en realidad no es un sendero en ningún lugar, o sitio espiritual "especial", atribuido a alguna ciudad determinada o montaña, etc. El Sendero espiritual está adentro de cada uno de nosotros y es la realización plena del despertar de la conciencia interna en nuestro corazón, como la esencia Divina dentro nuestro.

En la Iglesia Católica Liberal, observamos con mucha atención éste periodo del año llamado el Adviento, pues decimos que con el primer domingo de Adviento comenzamos un nuevo año en la Iglesia, pero en realidad, lo que se quiere indicar que comienza un nuevo periodo de realización mística, simbólicamente representado en éste período del año llamado el Adviento, que nos conduce a uno de los más grandes Festivales de la Iglesia, la Navidad, que simbólicamente representa la entrada definitiva a ése Sendero espiritual, que es el despertar de la conciencia hacia una plenitud total con el resto de la Vida de Dios.

La Iglesia nos presenta en estos cuatro domingos de Advientos cuatro cualidades para meditar, reflexionar y tratar en la medida de nuestras posibilidades, incorporar en nuestra vida diaria. Si las enseñanzas dadas no se asimilan por el ser interno como verdades, ellas pueden ser solamente lindas palabras, pero no realidades profundas y eternas.

En la primer cualidad se nos habla del Discernimiento, que se la suele denominar como aquella facultad que nos permite distinguir entre lo real y lo ilusorio, la cual cuando se ha introducido en el interior del alma, es la que nos guía para entrar al Sendero.

Lo real y lo ilusorio, está siempre en nuestra vida, aún en los más mínimos detalles, porque lo real y lo ilusorio, o lo que tiene importancia y lo que no lo es, para el alma, se presentan muy sutilmente. La ilusión de creer en muchas cosas y aceptarlas como verdades, para otros seres, puede carecer de importancia.

Se suele decir que la mayor ilusión es la separatividad, el creerse que estamos transitando la vida, unos separados de otros, sin que nos importe lo que a otros le pasen, sin sentir, carentes de la más pequeña sensibilidad, lo que otro ser, siente, sufre, piensa o necesita, sea éste una planta, un animal o un ser humano.

También algunos grandes místicos realizados, nos hablan de una vida inter-relacionada entre sí, como una Trama de Vida de Dios, que por doquier nos une y nos relaciona.

Ése es el más profundo significado de la Navidad y el Adviento con conduce a ése despertar profundo que es reconocer, sentir y actuar en consecuencia , de ésa Vida de Dios , manifestada en Todo y en todos.

Que el Señor les bendiga a todos.-

Adviento del Señor, de 2016.

+ Miguel Ángel Batet

Arzobispo de Argentina y Uruguay